domingo, 12 de julio de 2020


ADOLESCENTES EN TIEMPOS DE CUARENTENA

Como sociedad estamos viviendo un momento histórico y complejo a causa de COVID 19. Para afrontar esta situación de la mejor manera, se nos ha pedido permanecer en casa junto a nuestra familia, medida que ha impulsado a realizar cambios repentinos de actividades, rutinas y hábitos. Se ha pedido mantener distanciamiento físico con nuestras amistades, familiares, entorno cercano y permanecer confinados en casa. ¡Gran desafío!
En estas circunstancias, es normal experimentar sentimientos contradictorios como temor, ansiedad, incertidumbre, aburrimiento o tristeza. A la vez, sentimientos como esperanza, comprensión y amor. Ten presente que no solamente tú estás sintiendo esto, sino también tu familia. Podría ser el momento perfecto para ayudarse entre sí, comprometerse y compartir con los demás y así superar juntos las adversidades.
Tanto tiempo juntos podría generar roces entre los miembros de tu familia, por lo que se convierte necesario establecer espacios y momentos de interacción, como compartir juntos un juego de mesa, una película. Pero también es necesario respetar espacios individuales de cada uno. Esto es válido y muy importante, pues si estamos todo el tiempo juntos es muy probable que aparezcan nuestras diferencias.
En caso de que sea necesario, establece horarios con tus hermanos/as para utilizar el dormitorio durante el día. Por ejemplo: para ver una serie, hacer los deberes escolares, estar un rato sola/o, hacer una video llamada con tus amistades, jugar a un video juego, etc.
El confinamiento a veces puede provocar discusiones con tu familia. En el caso de que tengas un conflicto, en vez de actuar desde la rabia y el enojo, es aconsejable ir a tu habitación para calmar tu impulsividad, luego, una vez más tranquilo/a, vuelve a abordar y resolver el conflicto.
Reenfoca tus proyectos. Aprovecha el confinamiento para volver a pensar en proyectos futuros y reflexiona sobre los actos que contribuyan a lograr tus objetivos. Por ejemplo, entrar a un club deportivo, ingresar a una academia de baile, etc. Considera que el encierro te permitirá hacer esas cosas que nunca haces, como escribir, dibujar, bailar, aprender algo nuevo a través de algún curso online, etc.
Recuerda que no eres lo que logras, eres lo que superas.

                                                                                                       Leonor Zegarra Tarque
                                                                                                                  Orientadora.

martes, 19 de mayo de 2020


                EDUCACIÓN EMOCIONAL PARA TODOS Y TODAS:

Identificar lo que sentimos es importante para poder reconocer lo que nos hace bien y acercarnos a eso, pero también es importante reconocer lo que no y así buscar formas para alejarnos o relacionarnos con aquello de una forma cuidadosa. Esto nos ayudará a generar relaciones más saludables y una vida más satisfactoria.

¿QUÉ HAGO COMO ADULTO CON LO QUE ESTOY SINTIENDO?
Es una pregunta muy importante de hacernos, sobre todo cuando queremos contener a otro.
*Chequea en ti mismo, todas las emociones que identificas
*Nombra la emoción que sientes con más intensidad
*Valida lo que sientes, sin juicios, acéptalo
*Indaga en la necesidad insatisfecha que sientes que hay detrás
*Busca caminos para acercarte a la satisfacción de esa necesidad

¿CÓMO CONTENGO EMOCIONALMENTE A MI HIJA O HIJO?
*Después de identificar lo que sientes tú, podemos acercarnos a contener a otro
*Intenta generar un espacio diariamente para comunicarle (no necesariamente en forma verbal) que lo amas, respetas, valoras y aceptas, por ser él o ella quien es.
*Observa su conducta
*Traduce su conducta en emociones
*Identifica lo que necesita y busca formas para ayudarlo a satisfacer su necesidad

JUEGOS PARA QUE LOS NIÑOS Y NIÑAS SE CONECTEN CON EL CUERPO:
Recordemos que es ahí donde se manifiestan las emociones.
*Tapar los ojos y adivinar usando el olfato, la fruta que ponemos cerca de su nariz
*De igual forma, probando diferentes sabores y preguntarles si les son agradables o desagradables.
* Con los ojos vendados podemos hacer sonidos, por ejemplo aplaudir, y que ellos apunten con su dedo desde donde viene el sonido.
* Hacerles  masajes para distensionar, zonas tensas de su cuerpo.
* Acostados de espalda poner en la guatita un objeto que tengan que levantar cuando toman aire y esconder cuando exhalan (botan aire).
Apoyo al desarrollo de los estudiantes
Convivencia Escolar
Joyce Courbis S.

 Convivencia Escolar Ford College.



sábado, 2 de mayo de 2020


CORONAVIRUS

¿CÓMO AFRONTAR ESTA SITUACIÓN DESDE EL HOGAR?

1. Educar no es solamente aprender contenidos

“El Estado debe reconocer que la educación debe ser orientada a desarrollar la personalidad y las capacidades del niño, a fin de prepararlo para una vida adulta activa, inculcarle el respeto de los derechos humanos elementales y desarrollar su respeto por los valores culturales y nacionales propios y de civilizaciones distintas a la suya”.
Es por ello que, desde los hogares en este tiempo crítico, se puede priorizar el fomento del respeto por el otro, como por ejemplo, explicando que nos quedamos en casa, no solo para cuidarnos a nosotros mismos, sino a todos. También, se puede incentivar la curiosidad, creatividad, trabajo en equipo (a partir de compartir tareas domésticas), y la participación. Es necesario que los niños, niñas y adolescentes tengan información acerca de lo que está ocurriendo, para que puedan entender por qué no están yendo a clases. Al entregarles esta información, se puede aprovechar para motivar prácticas regulares de higiene como el lavado de manos.
  1. Aprovechar la cotidianeidad del hogar para fomentar competencia

Actividades cotidianas como cocinar, hacer la lista de compras y calcular el gasto, así como regar las plantas, pueden ser momentos útiles para enseñarle a los niños y niñas acerca de matemáticas, ciencias naturales e incluso química (cómo cambia la masa de cruda a cocida, por ejemplo).
La lectura de noticias se puede transformar en una práctica familiar, a partir de la cual se comparte y discute lo que está ocurriendo. De esta manera, se puede promover que los niños, niñas y adolescentes lean, desarrollen su comprensión lectora y además su pensamiento crítico.
A su vez, se puede promover la creatividad a partir de la lectura en voz alta, en horarios definidos, para que los niños puedan desarrollar su imaginación, así como sentirse seguros. (Para descargar libros en la OEI: https://portaldelasescuelas.org/recursos/acompanar-al-docente/blblioteca-personal-para-alumnos/)

  1. Promover el juego y esparcimiento

De acuerdo a la Convención de Derechos del Niño, los niños y niñas tienen derecho “al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad” (Artículo 31). Por ello es importante que se resguarde parte del día para que puedan jugar libremente. En estas actividades, que pueden incluir dibujar, leer o escribir un diario, se puede aprovechar para que expresen cómo se sienten, sus miedos y tristeza. Darles espacios para que se expresen, puede reducir su ansiedad, irritabilidad, y abrir instancias de comunicación dentro del hogar para darles tranquilidad y seguridad.  (Para ver más recomendaciones de la OMS: https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/mental-health-considerations.pdf)

  1. Mantener el aislamiento físico, fomentando el contacto virtual y telefónico

Para evitar el contagio, se pide a la población mantener distanciamiento, de un metro y medio en filas,  y aislamiento, como lo es la cuarentena en hogares. Pero en momentos como éste, sentirse acompañado es fundamental. Es por ello que se sugiere aprovechar las redes sociales y el teléfono para mantenerse comunicados con los seres queridos, especialmente aquellos que son parte de la población en riesgo, y también para mantener lazos con las amistades. A los niños y niñas, se les puede facilitar el contacto telefónico con familiares y compañeros de curso, a fin que puedan compartir su día a día y así sentirse más acompañados. De esta forma, se puede aprovechar la cuarentena para promover la socialización y el cuidado de otros, en particular aquellos que están más solos como los adultos mayores.

  1. Cuidarse a uno mismo para poder cuidar a los niños, niñas y adolescentes

Para poder cuidar de los niños, niñas y adolescentes del hogar, es necesario que los adultos a cargo se cuiden a sí mismos, ya que sus emociones y comportamientos estarán siendo absorbidos por los menores aunque no se den cuenta. Por ello, expertos recomiendan que los adultos también mantengan rutinas de trabajo y de esparcimiento, una alimentación equilibrada y regulen la búsqueda de información para evitar generar más ansiedad a partir de la sobre-exposición incluso a informaciones falsas (Ver más en: https://www.utalca.cl/noticias/escuela-de-terapia-ocupacional-utalca-entrega-consejos-para-enfrentar-la-cuarenta-de-forma-positiva/).

CJE / CENTRO DE JUSTICIA EDUCACIONAL.

Leonor Zegarra Tarque

Orientadora.





          Pensamientos respecto al coronavirus.

A continuación te planteamos la discusión de diferentes pensamientos que pueden surgir estos días relacionados con la enfermedad y el aislamiento.
Es interesante que plantees lo tuyos propios y los discutas con todas las pruebas que puedas tener relacionadas con tu vida. Estos son ejemplos generales, pero creemos que pueden ayudarte a entender el proceso.

1. Seguro que me infecto de la enfermedad (yo o mis familiares).
(Este pensamiento lo trabajamos para controlar las preocupaciones excesivas por la salud).

Intensidad: este pensamiento me produce emociones muy altas de ansiedad y preocupación. Estas emociones no están bajo control y no me dan control de mis conductas.
Utilidad: este pensamiento no me sirve de nada. Puede bloquearme y llevarme a realizar conductas que son contraproducentes en este caso, como ver mucho los informativos, mirar síntomas en internet, salir en exceso a la calle para comprar medicación, etc. Por tanto, no me ayuda en mi objetivo actual que es cuidar de mi salud y la de los míos.
Lenguaje: el lenguaje que utilizo es muy extremo. Seguro implica 100% de probabilidad de tener el virus. Además, solemos pensar en que si lo tenemos, la sintomatología será muy peligrosa, cuando sabemos que existen casos con síntomas leves.

Objetividad: si no presento síntomas es muy probable que no tenga el virus. Si tomo las medidas de prevención no me infectaré (lo mismo con mi familia). Un solo síntoma (por ejemplo fiebre) no quiere decir que tenga el virus. Si en última instancia lo contraigo no quiere decir que vaya a ser mortal (letalidad según la OMS de un 3,7%).
Pensamiento alternativo: es muy poco probable que yo o alguien de mi familia tenga el virus.

2. Tendré ansiedad si paso tanto tiempo en casa.
(Este pensamiento lo trabajamos para que puedas manejar el confinamiento).

Intensidad: emociones intensas de ansiedad y sensación de inutilidad que son intensas, no están bajo control ni me dan control de mi conducta.
Utilidad: este pensamiento no me resulta útil porque me aleja de mi objetivo que sería estar lo mejor posible en casa. Puede que a consecuencia de la ansiedad no se me ocurra nada que hacer, no cumpla un horario y procrastine las actividades que tenía programadas.
Lenguaje: lenguaje extremo de alta probabilidad y alto malestar.

Objetividad: no tengo pruebas para decir que tendré ansiedad por estar en casa. Que haya tenido ansiedad estando en casa no quiere decir que esta vez tenga que pasarme lo mismo. Debemos tener en cuenta que es una situación especial y que los motivos para estar sin salir son de peso. Si me pongo a pensar, muchos días no he salido de casa por voluntad propia y he estado a gusto y haciendo muchas actividades agradables. Si aparece la ansiedad será con una intensidad leve, como cierto agobio, pero es muy probable que la sepa manejar para que no suba a niveles altos.
Pensamiento alternativo: es poco probable que tenga ansiedad intensa por estar en casa.

Recomendaciones para estar en casa

A continuación, te sugerimos unas recomendaciones para que controles esos pensamientos y la posible ansiedad que puedas tener.

- Cuando te levantes, empieza trayendo a tu mente un pensamiento positivo.
- Si a tu cabeza llegan pensamientos que te producen cierto malestar, párate durante unos segundos y realiza un pequeño acto que haga que pare tu pensamiento. Por ejemplo un pequeño pellizco en tu mano (ojo, si sois brutos y os hacéis daño, no es nuestra culpa).



- Cuando te acuestes procura hacerlo en calma contigo misma, esto es, en total tranquilidad, sin pensamientos que te angustien y que hagan que duermas con tensión.
- Si tiendes a estar nerviosa/o, procura no beber y/o consumir mucha cafeína.

- Ten un momento en el día para analizar tu estado, tus pensamientos y tus emociones.

                                                 Psicovida-10

                                                                                                                Leonor Zegarra Tarque
                                                                                                                        Orientadora.


miércoles, 8 de abril de 2020




          Material para padres y niños/as.


Introducción
“El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día”
León Battista Alberti.
El vínculo entre padres e hijos, es un nexo que debe mantenerse en constante estímulo, para que se fortalezca y crezca sanamente; brindando tiempo de calidad y conexión real, mostrando presencia y mirada constante.
Las actividades que realicen juntos, el involucrarse como padres conscientes, y la validación de las emociones y necesidades de los niños es fundamental para su autogestión emocional, la cual es importante en el manejo de este tiempo en casa.
Por ello, queremos brindarles estrategias, tips y recomendaciones hechas desde el respeto y el amor, que les permitan gestionar el tiempo en casa con los peques, de forma armónica, divertida y educativa.

Psicoeducación
Estar en casa todos los días, muchas horas juntos, puede generar roces entre hermanos, entre los padres con los niños, entre mamá y papá u otros miembros de la familia. Es importante hacer de este tiempo un proceso de adaptación paso a paso, ya que genera un nuevo cambio en la familia.
Se suele estar acostumbrados, a que cada persona dentro del núcleo tenga una responsabilidad y un rol (trabajar, estudiar, ama de casa) y generalmente el tiempo compartido junto no solía ser tan extenso. Esto puede acarrear como consecuencia ciertos cambios y molestias producto del ajuste a esta nueva etapa.


Algunas situaciones que pueden presentarse:
1) Las Rabietas:

¿Qué son?: Son las frustraciones que siente el niño/a ante un deseo que no puede o no logra cumplir, estas se van a manifestar a través de gritos, pataletas, molestia y llanto descontrolado. Esto ocurre porque a los/las niños/as, sobre todo cuando son más pequeños; se les dificulta gestionar sus emociones y comprender internamente lo que está sucediendo.
¿Por qué ocurre esto?: Porque los/las niños a nivel madurativo todavía no están listos/as para regular su conducta adaptativa y también es el momento en el cual los/las niños/as comienzan a experimentar las normas y buscar su autonomía.
¿Cómo podemos gestionarlas?: Entender que es una manera de expresar su incomodidad, frustración o rechazo a algo en específico.
Anticipar las situaciones, lo que va a realizar o los cambios es muy positivo para baja los niveles de ansiedad del niño/a, brindándoles seguridad y tranquilidad. También es importante NO tomarse la rabieta como algo personal y es vital que los padres acompañen y guíen al pequeño/a amablemente hacia la calma.
Estar tanto tiempo en casa, pude generar que el/la niño/a se enfade o se frustre por situaciones como: Querer salir al parque, pelear con su hermano/a por algo que quiere, angustiarse, sentirse triste o agobiado y esto puede ocasionar la presencia de una rabieta.

2) Los miedos:

¿Qué son los miedos?: Son una emoción primaria provocada por la percepción de estar en peligro, los/las niños/as suelen sentir miedos o temores ante situaciones muy cotidianas como estar solos, quedarse en la oscuridad, ir al cole o dormir solos.
¿Por qué ocurre esto?: La dinámica de cambios que se está viviendo no excluye a los más pequeños, en muchas ocasiones pueden sentir miedo y confusión sobre: El virus, cuanto puede durar, si les pasará algo a ellos o sus padres.
Sobre todo, en niños/as de 3 a 6 años donde al niño/a le cuesta comprender un poco más la realidad.

¿Cómo podemos gestionarlos?: El primer punto, es que como padres validen esta emoción en sus hijos/as y posteriormente transmitirle seguridad, protección, y confianza, conversando sobre a qué cosas siente miedo o que es lo que le preocupa y afecta.
Ayudarlo/a a entender que el miedo no es una emoción negativa y que pueda poner en palabras lo que siente.

3) Las rutinas:

¿Qué son?: Las rutinas son costumbres o hábitos que se adquieren al realizar repetidas veces una tarea determinada.
¿Por qué son importantes?: Porque fomentan la autonomía y responsabilidad en los/las niños/as, brindándoles estructura, organización, límites y seguridad. Le anticipa las actividades que van a realizarse en el día y baja los niveles de ansiedad o angustia que puedan presentarse, ayudándoles en el desarrollo de su autorregulación.
¿Cómo organizarlas cuando se desajustan?: Es importante mantener en lo posible la misma estructura de rutinas que ya tenía, haciendo los ajustes necesarios, pero si conservando horarios de aseo e higiene, alimentación y sueño, esto evitará un desajuste mayor y lo mantendrá equilibrada para cuando deba incorporarse nuevamente a sus actividades regulares.

Ejercicios prácticos
Pintar las Emociones.






                                                                                                                                     Leonor Zegarra Tarque
                                                                                                                                          ORIENTADORA.


miércoles, 1 de abril de 2020


OCDE. Cómo los sistemas Escolares Pueden Responder a la
                         Pandemia del COVID-19                              
Estamos en un contexto donde el COVID-19 no discrimina nacionalidad, nivel educacional, ingreso económico ni género. Sin embargo, nuestros estudiantes más vulnerables deberían verse aún más afectados que al resto. Las escasas oportunidades de aprendizaje debido al limitado acceso online y la dificultad de los padres para entregar apoyo y seguimiento, tan solo es un reflejo de las inequidades expresadas por la crisis.
A pesar del impacto negativo que se ha generado a corto plazo, podemos mitigar su impacto como comunidad educativa. A continuación 4 lineamientos donde debemos trabajar:
1. Aprovechando la Tecnología
Tomando en cuenta que hay colegios con tecnología digital escasa o inadecuada, en esta crisis todos los docentes deben involucrarse a través de recursos de capacitación online, redes virtuales entre profesionales y colaboración online guiada, si es necesario, por docentes jóvenes con más facilidad con la tecnología.
Tener presente que la tecnología puede elevar el rol del docente. Debemos pasar desde un entregador de información, hacia un co-creador de conocimientos, como mentor, facilitador y evaluador. La tecnología nos permite borrar barreras de tempo y espacio.
2. Empoderando profesores
Tenemos el gran desafío de construir sobre la experiencia de los docentes y de los líderes educativos y empoderarlos para afrontar nuevos desafíos. Hay quienes dicen que no podemos delegar mayor autonomía a docentes porque no están preparados para ello, pero debemos notar, más aún en esta crisis, que nuestros docentes no solo deben replicar sus lecciones en otros medios de comunicación, sino encontrar nuevas respuestas a qué aprenden, cómo aprenden, dónde aprende y cuándo aprenden las personas.
3. Manteniendo los lazos sociales
El aprendizaje siempre ocurrirá mediante interacciones y en un ambiente de bienestar y de autoeficacia entre los estudiantes y los profesores. El éxito de los estudiantes, especialmente los grupos desaventajados, depende críticamente de mantener relaciones cercanas con sus docentes.
Por otro lado, también es fundamental mantenerse conectados entre colegas. Compartir procesos de aprendizaje y unir fuerzas son precisamente actividades relacionadas a mayores niveles de autoeficacia entre profesores.
4. Redefinir el Liderazgo
Durante períodos de incertidumbre, las personas buscan referentes donde “agarrarse” mientras se restaura el orden. A nivel educacional, estos serán los líderes educativos que entregan rápidas respuestas a las necesidades de su comunidad escolar -establecer equipos de trabajo, definir nuevos roles, monitorear y comunicar constante- y son capaces de generar vínculos con otros colegios de la comunidad.

                                                                                                                              Depto. Orientación
                                                                                                       FORD COLLEGE.

lunes, 30 de marzo de 2020


                  COVID 19 – CORONAVIRUS.

 






1. Recomendaciones (qué hacer vs qué no) para la población general.

RECOMENDACIONES PARA LA POBLACIÓN EN GENERAL:
¿Qué es aquello que sí debes hacer en estos días de confinamiento? Eso sí, no es cuestión de rellenar TODO el tiempo con actividades de ocio, sino una parte del tiempo. Debéis recordar que debemos seguir al máximo posible con nuestra rutina de siempre.
- Las personas acostumbradas a tener mucha interacción con otras personas, puede servirse de las llamadas y videollamadas para tener ese momento de actividad social.
- Autocuidado. Importantísimo tomarnos una parte del día y la semana para hacer deporte, meditar, escribir, mimarnos (buen baño relajante, arreglarnos y vernos bien...).
- Aprovechar este tiempo para aprender cosas nuevas (coser, cocinar, manualidades, pintar...).

- Establecer una rutina diaria, esta rutina deberá conformarse en rasgos generales por tareas de responsabilidad, tareas de autocuidado y tareas ocio. Estas tres partes son fundamentales para poder seguir activos dentro de la situación que nos acontece y no parar en seco nuestra vida.
- Ajustar esta nueva vida al máximo posible con lo que hacíamos antes.

Mantén tus horarios:
1. Horario de trabajo. Seguir trabajando si es posible y si no adaptar nuevas responsabilidades y tareas.
2. Horario de descanso. Interrumpir lo menos posible el hábito de descanso y sueño que teníamos antes.
3. Horario y hábitos de comida. Igual que el sueño, interrumpir lo menos posible este hábito. Ya que a muchas personas el estar en casa les da por comer de manera compulsiva y sin orden.


Si vuestros hábitos de alimentación no eran saludables, ahora es un buen momento para comenzar poco a poco. Así estableceréis nuevos objetivos que os harán sentir bien.

4. Horarios de higiene. Estar en casa no significa, estar todo el día en pijama, sin ducharnos, sin vestirnos y peinarnos. Los hábitos de higiene son FUNDAMENTALES para estos momentos.

5. Horarios de ocio y tiempo libre. Es muy buen momento para incorporar en nuestra vida TODAS esas actividades que no habíamos tenido tiempo de hacer.

Eso sí, no es cuestión de rellenar TODO el tiempo con actividades de ocio, sino una parte del tiempo. Debéis recordar que debemos seguir al máximo posible con nuestra rutina de siempre.

- Las personas acostumbradas a tener mucha interacción con otras personas, puede servirse de las llamadas y videollamadas para tener ese momento de actividad social.
- Autocuidado. Importantísimo tomarnos una parte del día y la semana para hacer deporte, meditar, escribir, mimarnos (buen baño relajante, arreglarnos y vernos bien...).

- Aprovechar este tiempo para aprender cosas nuevas (coser, cocinar, manualidades, pintar...).
- Es buen momento para recuperar los lazos comunicativos intrafamiliares que habíamos perdidos, recuperar viejas costumbres dentro de casa (reunirnos en la mesa, jugar a juegos de mesa, ver películas...). Para quienes están pasando la cuarentena solos, sería recomendable hacer las cosas que permiten las tecnologías (llamada, videollamada grupal, juegos en grupo...).
Ahora que ya sabéis qué es lo que se debería hacer… es importante conocer aquello que
NO DEBEMOS HACER durante esta cuarentena:

- Pasar TODO el día en pijama, viendo películas o series, y atacando a la despensa.
- Recurrir constantemente a pensamientos de proyección futura. Es momento de vivir ahora y saborear el momento.
- Monopolizar nuestro tema de conversión. Sabemos lo que está pasando, debemos estar informados, pero NO todo el tiempo hablando de lo mismo. Ya que esto solo puede ayudarnos a aumentar nuestros niveles de ansiedad.
- Tener constantemente las noticias puestas en la tele o recurrir a ellas por Internet. Por el mismo motivo que el anterior apartado.
Las personas que tenéis como costumbre, tener una actividad alta fuera de casa, podéis comenzar a sentir el agobio antes. Por eso, es importante que empecéis desde ya con las recomendaciones.

Las personas que acostumbran a trabajar desde casa y tienden al sedentarismo, puede que no estén viendo tan bruscamente el cambio en sus vidas. Pero cuidado, porque es muy diferente pasar mucho tiempo en casa porque nuestro trabajo nos lo demande, o porque tengamos una rutina altamente sedentaria, a vernos impuestos a hacerlo. Y aunque podáis adaptaros a la situación con más facilidad, no quiere decir que no tengáis que tener en cuenta estas recomendaciones.

“CUIDENSE, OBEDEZCAN RECOMENDACIONES, por el bien de todos, pero sobre todo por el bien de los que más nos necesitan, nuestros hijos, nuestros abuelos”.

                              Leonor Zegarra Tarque
                                     Orientadora
                                     Ford College.